Belleza a la japonesa

 

Es bien conocido el culto que los japoneses tienen hacia la estética y su obsesión por conseguir un cutis perfecto, libre de cualquier signo de envejecimiento.

El  concepto que en Japón tienen sobre la belleza, fascina a los occidentales y son muchos los que se afanan en conseguir la famosa “belleza a la japonesa”.

Por eso, durante años, el campo de la estética en Occidente ha enfocado su búsqueda del “elixir de la juventud”, explorando sus tradiciones milenarias y combinándolas con la más innovadora tecnología.

Las japonesas empiezan a maquillarse desde muy temprana edad, con tan solo 10 años, pero también son muy exigentes con su rutina de higiene facial.

En este sentido, dan mucha importancia a la limpieza del rostro como base de salud del cutis.

Un dato curioso: el 90% de las japonesas usan limpiadora y tónico. A diferencia de las españolas, consideran el tónico como uno de los cosméticos imprescindibles para limpiar y equilibrar el cutis.

Y si seguimos con datos, aquí va otro: el cuidado de la piel del rostro representa en Europa el 26% de las ventas totales, mientras que en Japón es el 58’1% de éstas.

 

Masaje facial Kobido. Lifting japonés

 

Masaje facial Kobido

 

Técnica Milenaria

Una de esas técnicas milenarias japonesas la encontramos en el Kobido, un masaje facial japonés con beneficios tanto a nivel interior como exterior, cuyo origen se remonta al siglo XV.

Según la filosofía del Kobido, en línea con las tradiciones orientales, la belleza surge del equilibrio perfecto entre la salud física, emocional y espiritual. Las técnicas antiguas y refinadas del Kobido buscan mantener y restaurar la armonía en estas tres ramas.

Cuenta la leyenda que este tipo de masaje era utilizado por los samuráis antes de la batalla. Los movimientos usados en esta técnica, les proporcionaba una relajación y un equilibrio interior necesarios para la batalla. Por otro lado, sus beneficios estéticos les dotaba de una piel más tersa, estilizando sus rasgos y pronunciando sus pómulos. Esto les confería un aspecto más fiero, que dicen hacían temer a sus adversarios.

El masaje Kobido también era muy utilizado por las emperatrices japonesas, que vieron en esta técnica un magnífico aliado, no solo para resaltar su belleza, sino para mantener y equilibrar la energía del cuerpo.

 

Kobido o el camino de la belleza

El término Kobido (en japonés, 古美道), se traduce como “antiguo camino de la belleza”.

El masaje kobido llegó a España hace menos de diez años y se aplica a aquellas personas que buscan un rejuvenecimiento de rostro, lejos del bisturí. Una alternativa no invasiva para alisar las arrugas o darle brillo al cutis, desgastado por la edad o por los agentes externos.

Consiste en ejercitar el rostro, cuello, hombros y parte superior del pecho a través de una serie de movimientos manuales, realizados a diferentes velocidades, que buscan un efecto antiaging. Esto se realiza aplicando maniobras drenantes o de digitopresión y sus resultados son verdaderamente increíbles.

“La velocidad es esencial. Manejamos varias velocidades, unas lentas y otras rápidas, para activar la circulación, destruir las células muertas y promover la producción de elastina y colágenoArturo Valenzuela experto en técnicas orientales

 

El Kobido se combina con técnicas y puntos de Shiatsu, una terapia japonesa que ayuda a recuperar y equilibrar la energía del cuerpo. Aplicado en el rostro, hace que éste tenga más vitalidad y libera los bloqueos de la musculatura facial y del cuello, relajando las zonas tensionales que provocan arrugas.

 

El masaje Kobido

Durante los 30 minutos que dura el masaje Kobido de nuestro centro, se trabajan varios puntos con el objetivo de suavizar la musculatura de las cervicales. eliminando la tensión acumulada en el cuello y  para facilitar la circulación hacia la zona superior del cuerpo.

  1. Fase de limpieza y drenaje. En esta primera parte, se comienza con una breve sesión de shiatsu en el rostro para preparar las zonas que se van a trabajar. Después, se inicia el drenaje: presiona la piel  arrastrándola hasta puntos concretos para eliminar las toxinas.
  2. Fase de estiramiento e iluminación. Aquí, ayudados por productos de cosmética natural, aplicamos los movimientos para conseguir elevar la piel de la cara y recuperar su luminosidad. En esta fase comenzamos a disimular las arrugas y las bolsas de debajo de los ojos.
  3. Lifting japonés. Es ahora cuando se eleva la velocidad en los movimientos, pero de una forma totalmente indolora y con una presión controlada. De esta manera, conseguimos oxigenar y suavizar los surcos.
  4. Fase final antiestrés. En este punto volvemos al Shiatsu, para aplicar presión sobre aquellos puntos con acumulación de estrés, consiguiendo liberar la presión acumulada y llevando al paciente a una relajación plena.

 

Masaje facial Kobido. Lifting japonés.

Beneficios

El principal objetivo de este Masaje Facial Japonés es el preparar el tejido facial, para prevenir  y reducir el impacto del proceso de envejecimiento. Aporta luminosidad, mejora el tono y reduce las bolsas de los ojos, proporcionando una gran hidratación a la piel y produciendo un efecto como de estiramiento de la piel. Es por ésto por lo que es conocido como “el lifting facial sin cirugía”.

“Piel más firme, descansada y luminosa con masaje Kobido: un auténtico lifting sin cirugía para tu piel”.

 

Estos serían los principales beneficios del masaje facial Kobido:

🔺  Recupera el tono, luminosidad e hidratación de la piel.

🔺  Aumenta la belleza y mejora el aspecto global del rostro: más saludable, fresco y joven.

🔺  Reduce y previene las arrugas, la flacidez y las manchas de la piel.

🔺  Rejuvenece y repara el tejido facial (incluídas cicatrices).

🔺  Estimula el metabolismo celular, haciendo que la piel se renueve más rápidamente.

🔺  Potencia la producción de colágeno. Así, la piel del rostro se ve más elástica y jugosa, a la vez que difumina las líneas de expresión.

🔺  Mejora la circulación de la sangre y el flujo linfático, aportando un mayor número de nutrientes a la piel.

🔺  Elimina toxinas de la cara, previniendo el envejecimiento de los tejidos.

 

Más beneficios

Además de los beneficios estéticos, el masaje Kobido te aporta un gran bienestar a nivel interior. Gracias a sus movimientos estimulantes aplicados de una forma sutil y rítmica, se consigue un efecto de gran relajación y es muy eficaz para reducir el estrés.

Esta terapia presiona los mismos puntos de la acupuntura, lo que funciona para aliviar diversas dolencias:

🔺  Combate el estrés, influyendo de manera positiva sobre el ánimo de las personas.

🔺  Alivia las migrañas o los dolores de cabeza comunes.

🔺  Disminuye algunos problemas en el sistema digestivo como el estreñimiento.

🔺  Reduce los efectos del bruxismo.

🔺  Libera la tensión bloqueada en los músculos faciales y del cuello.

 

Si aún no lo tienes claro, pásate por nuestro centro o llámanos y te informaremos con detalle. ¿Preparada para disfrutar de una “belleza a la japonesa”?

 

 

 

 

¡Comparte este artículo!